My Profile

Profile Avatar
Anitra155354
Kleine Geer 126
Haalderen, GE 6685 Cl
Netherlands
06-78633239 http://dookecorporation.com/index.php?option=com_k2&view=itemlist&task=user&id=174497
Cuentos Cortos Infantiles. Uno de los cuentos para dormir que acompañan a mis hijos desde muy pequeños y que aún les prosigue cautivando como el primero de los días y del que ya os hablé en uno de mis precedentes posts entre mis recomendaciones para adquirir con ocasión de la Diada de Sant Jordi Un libro ilustrado, de fácil lectura, para iniciar con energía los días que prosiguen y atenuar el cansancio de saber que justo acaba de comenzar la semana.

La edición está al cargo de José Manuel de Prada-Samper, filólogo y folklorista, quien ya había efectuado de antemano recopilaciones de cuentos infantiles interesantes como La pequeña que creó las estrellas: relatos orales de los bosquimanos Xam (Lengua de Trapo, 2001), Cuentos populares irlandeses (dos mil ocho) y Cuentos populares de las Tierras Altas escocesas (dos mil nueve) en exactamente la misma colección de Siruela, presentando, para disfrute del público hispano, las joyas literarias que ocultan la oralidad de diferentes culturas.

Es más, los cuentos populares, al mismo tiempo que entretienen al pequeño, le asisten a comprenderse mejor a sí mismo y contribuyen al desarrollo de su personalidad; claro está, cuando y siempre y en todo momento se los conserve y cuente en su forma original, puesto que cualquier clase de mutilación que padezcan sus partes más violentas no va a hacer otra cosa que restarle importancia al cuento y malograr su contenido literario que, como en toda obra de arte bien concebida, es perfectamente comprensible para el pequeño.

Esto explica que, por servirnos de un ejemplo, en el cuento básico La adivinanza del pastor, se pase prácticamente sin transición de la situación inicial a la función XXV (M, tarea bastante difícil), tras pasar muy de manera rápida por la reparación de la auténtica carencia, que es el hastío de la princesa, la conveniencia de casarla, y de lo cual apenas se dice nada.

Teresa tenía cuatro años y medio, estaba en esa edad en que no se terminaba de relacionar ni con los pequeños de poco más de cuatro ni con los de poco menos de cinco; una situación difícil, y un sentimiento que, su tío Alberto -siquiatra en funciones de la familia-, le diagnosticó de qué manera una leve trastorno de vacío social, absolutamente transitorio y que se solventaría por si solo en un periodo de jamás más de seis meses.

El cultivo del olivo está de forma tradicional arraigado en el territorio delimitado y hay diferentes costumbres, transmitidas de generación en generación, que vinculan ciertos instantes del cultivo del olivo, desde los cuidados de los cultivos hasta el momento de la recogida de las aceitunas, la extracción y la conservación del aceite, a las poblaciones con cuentos populares, usos, dichos y recetas de cocina.

Es necesario incorporar que la naturaleza ideológica de los factores familiares y sexuales, esto es, la relatividad de tales fundamentos sociales, es exactamente lo que le da vida interna a estos cuentos, lo que genera su movimiento (el más común de todos es la necesidad de liberar a alguien de un encantamiento-secuestro para casarse con él).

Aun el día de hoy, cuando probablemente ningún niño español ignora quién es Blancanieves Cenicienta; nuestros narradores de cuentos prosiguen llamando a esas heroínas como siempre y en toda circunstancia se han llamado en España (Mariquita, María y Estrellita de Oro Puerquecilla, respectivamente), sencillamente «la niña»; de igual modo que sostienen el hecho de que no es la madrastra de «Blancanieves» la que tiene envidia de ella y trata de suprimirla, sino su propia madre.


En el orden de las pruebas inmediatas, debemos rememorar cómo la religión cristiana, del mismo modo que en todos y cada uno de los países, sólo ha cambiado cosas muy superficiales en el cuento popular y, como es lógico, no ha podido contra la esencia de lo maravilloso, que es el objeto mágico, como símbolo -digámoslo ya- de apertura incondicional a lo ignoto, de total negación de las doctrinas y, en definitiva, de afirmación del mundo precisamente por el contraste con lo que no pertenece a él.

My InBox

My Messages

FromSubjectDateStatus
First Page Previous Page
1
Next Page Last Page
Page size:
select
 0 items in 1 pages
No records to display.